Pienso que el amor mueve la vida, el amor y el miedo.

Dejamos de hacer cosas por miedo aunque exista amor, por amor con miedo a equivocarnos no las hacemos!

Hay personas que prefieren quedarse en la zona de confort evitando los problemas, los posibles problemas (por miedo a…) y otras personas que deciden arriesgarse (sin miedo) porque no tienen nada que perder, más que la posibilidad de superarse, ir a por sus objetivos, otros les llaman sueños, demasiado bucólico esto último para mi actual soez vocabulario.

Doy un vistazo a mi pasado y no, no he sido cómoda, he tenido inquietudes y he luchado por lo que he querido o me he propuesto, en ocasiones hasta dejarme la piel, funcionara o no.

Siempre una buena dosis de autoestima me ha acompañado, cierto es.

Cabe decir que me he dejado influenciar poco de gente tóxica y he hecho oídos sordos a comentarios negativos como el “no vale la pena”, “tú verás pero yo no apuesto ni un duro”, “no se te puede decir nada”, “vas a tu bola”… entre otros.

Porque quizás me gustan los problemas, porque quizás me gusta enfrentarme a ellos, o porque quizás simplemente en la mayoría de ocasiones no he tenido miedo.

A mi sí que me ha valido la pena salir de paseo de vez en cuando y probar que se cuece tras ese gordo muro que nos separa de ilusiones, deseos.

Todo son las ganas, las fuerzas y lo que creas en esos determinados momentos que decides hacerlo.

Comparto un video visto ayer en Facebook que habla de eso, la cómoda zona de confort y cómo salir de ella, o no, porque olvidamos que siempre podemos volver.

Muy interesante si tienes alguna incertidumbre sobre el tema, recomendado si dispones de casi 8 minutos para verlo.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest