No hace tanto me moría por recuperar mi rutina y quién la sigue, la consigue.

Estuve contenta durante algún tiempo porque si bien había conseguido mi estabilidad (que había perdido ahora hace 2 años atrás voluntariamente o no), seguía manteniendo mis emociones intactas que renacieron de la nada como las flores en primavera tras enamorarme.

Hoy noto cómo las estoy perdiendo, y es que en mi vida todo es proporcional (menos la medida de los spaguettis que nunca acierto, seamos 3 o 4 a comer, siempre pongo los mismos y creo que controlo hasta que los escurro ya hervidos). Contra más inmune me hago a todo lo que me rodea, y más llevo las riendas de mi vida como quiero, menos cosas me emocionan, por un lado es fantástico porque vuelvo a reconocerme, pero por otro… aveces añoro esas #lágrimasbobas que me afloraban.

Y quizás es lo que me ha pasado escuchando el nuevo trabajo de Rozalén que sin ser una especialista en música, escucho sus canciones y (déjame que especule) o soy yo o es ella, pero descubro entre sus acordes una capa de hielo y ya no me llega.

Ahora esucho una María que va de chica dura y liberal, que vive su vida sin amor y no lo necesita… pero no compensa…, le falta su característico empujón de sentimiento.

Muy flojo, #extremadamenteflojo todo el álbum, me arriesgo a decir que no es ni comercial, como ya han tachado en alguna crítica, y yo que me creía su incondicional… yo me he creído tantas cosas… juas!

Berlín” es la única en la cual se le reconoce, pinta como añadida de las antiguas que tenía en cartera, como yo cuando tiro de fotos antiguas (mis imágnes de archivo), no tiene el mismo registro de las demás mediocres canciones.

Vuelves“, supongo que como a todas nos vuelve a la cabeza de vez en cuando y cada vez menos, hasta que desaparezca por completo y #taldiaharáunañodosytres. Así que tranquila mujer, que te digo yo que cada vez #vuelvemenosveces .

Ahora”, la escuché Barcelona en su concierto como primicia hace una año y algo, por entonces gilipollas de amor (yo), me pareció buenísima, ahora la escucho y más de lo mismo, floja no, lo siguiente, aunque divertida. Lo siento por mi amigo Tox que en el videoclip sale su casa de Letur, pero sigo pensando lo mismo, que no.

Somos” contradicción dice en la canción, pues sí… y aunque la adoro por su anterior trabajo, éste no se lo compro. Volveré a ir a verla en directo, pero no por este álbum descafeinado, sino porque vale mucho, mucho, mucho el anterior! Dejaste el listón demasiado alto entonces, amiga.

Así que… ya puestas las dos en el estado (que intuyo) si me tengo que quedar con alguna, me quedo con “Ni tú ni yo“, libre de cargas de sentimientos con respetuosas y sentenciadoras palabras (me encanta sentenciar).

Pero tú, mi niña, #enamórate, que transmites y creo que es un buen estado para ti y tu arte, que vas de dura y no te pega.

Esperaremos un par de años más a ver si renace el amor en su corazón y me vuelve a llegar como antaño.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest